El audio como amplificador de las emociones
29 julio 2020
Reflexiones sobre el rol del audio en las experiencias multimedia
La música y el audio tienen la facultad de transmitir emociones al espectador. Esto es especialmente perceptible cuando escuchamos una canción o vemos una película, pero es igual de importante cuando presenciamos una experiencia multimedia. La construcción del contenido sonoro para una pieza multimedia debe ser capaz de jugar un rol complementario de manera que logre encontrar el camino hacia el subconsciente de la audiencia y amplifique la parte visual que están recibiendo para lograr un contenido más creíble y emocionante.

El ojo humano tiene un campo visual limitado que puede llegar a abarcar hasta 180 grados. Cuando prestamos atención podemos ver sólo una parte de nuestro entorno. Además, al ser el sentido más utilizado por la mayor parte de las personas, nuestra mente se ha vuelto experta en creer o desmentir algo que nuestros ojos ven. Sin embargo, nuestros oídos juegan un papel distinto. Podemos escuchar las cosas que vemos y, en simultáneo, podemos percibir el entorno que nos rodea y que no vemos. Por ejemplo, los ruidos que vienen desde atrás de mí. En ese caso, el oído no sabe si lo que escucha es real o ficticio, pero la mente suma todo resultando en una sola EXPERIENCIA en 360 grados. Eso significa que podemos hacer “magia” con el audio en el sentido de que se puede manipular la realidad que la audiencia percibe y darle al espectador un híbrido entre realismo y fantasía sonora que su mente acepta y asume como parte de un entorno 360.

Los instrumentos musicales, los micrófonos, los músicos, los pre amplificadores y los procesadores de audio en software son nuestras herramientas de trabajo. Cuando producimos música o elementos sonoros para una experiencia, elegimos una serie de herramientas que nos darán una paleta de colores diversos. Para mí es muy importante saber limitar las herramientas que me permitan generar contenido de una identidad clara, de manera que no hace falta usar todos los juguetes (instrumentos) del estudio, pues usar todo crearía una personalidad con demasiados colores, tantos que no permitirían percibir la esencia.

En realidad, nuestra misión solo es amplificar esta esencia y, por lo tanto, menos es más. De esta forma elegimos qué instrumentos estarán en cada momento de la pieza y los administramos para no revelar todas las cartas o trucos desde el inicio, de tal forma que la introducción utilice pocos elementos, después en el verso se agreguen unos cuantos más y en el coro podríamos revelar la paleta sonora completa, aumentando así la curva dramática y las sorpresas en el camino. Lo mismo sucede si son intro, verso y coro de una canción o si estamos produciendo para una obra en tres actos. Administrar los recursos ayuda a generar más valor utilizando menos elementos.

A diferencia de otros elementos multimedia, la música tiene la facultad de poder brincar la razón y usar la emoción para hablarle directo al corazón.

Edi Kistler es el director del Departamento de Audio en Cocolab, director y fundador del sello discográfico MATANGA RECORDS, así como músico y productor del proyecto King Edi K y bajista y vocalista de los Liquits. Como Director de Audio en Cocolab, Edi estuvo a cargo, entre otros, de la musicalización de un show para mandatarios México/Alemania en Hannover 2018, del show nocturno en sitio arqueológico en EDZNÁ, Campeche, y produjo el audio para experiencias multimedia originales de Cocolab como Weaving y Laberinto.

up